02 octubre, 2014

Última parada

On the bus | Zhang Jia Wu
Sonreímos mucho
y preguntábamos poco.
Follábamos tanto
que a veces nos olvidábamos de saludarnos primero.
Alguna vez lo intentamos.
Un otra vez tú.
Un hoy bailamos sobre la mesa de la cocina
(y después en la terraza,
que nos vea todo el mundo).
Un quería verte.
Un no aguanto más.

[Una copa de vino y una mirada significativa después.]

Porque cuando hay ganas,
hay desesperación,
prisa por arder rápido
y no preocuparse hasta Dios sabe cuándo.
Ciegos, sordos y mudos
dos desconocidos se tropiezan.
Y piensan ¿porqué no,
porqué no hacer de este día de mierda un paréntesis en compañía?

[De espaldas,
dos extraños en un tren.]

Un beso aquí, una paja allá.
Una pregunta descuidada (¿cómo te llamas?)
y una respuesta incómoda (me tengo que ir).
Ninguno cede. Para qué. No se volverán a ver.

¿Verdad?

5 comentarios:

  1. "Otra vez tú." "Tenía ganas de verte." "¿Cómo te llamas?" "Me tengo que ir."
    Me has matado, como casi siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me mata. Por dentro. Cada vez más.

      Gracias por leer :)

      Eliminar
    2. Nombre raro el que eligió el personaje 'me tengo que ir'...

      Suerte

      J.

      Eliminar
  2. Me recordó a una cancion de Jorge Drexler que se titula "ese extraño engranaje". El sexo mueve el mundo, pero no siempre se hace visible. Me han gustado tus cambios de ritmo en el texto.

    ResponderEliminar
  3. Una historia urbana agridulce muy bien contada

    ResponderEliminar