09 noviembre, 2012

More days to come

Pienso en el verano, en todo en un abanico de posibilidades, en cumplir otro año y atreverme a hacer algo más, en esos dos tatuajes adornando mis muñecas (y poniendo punto y nunca jamás a una historia que creía no tener final), en besar/acariciar/morder la piel dolorida con una media sonrisa y recordar el porqué. Pienso en el frío entrando en mis pulmones y el vapor en el cual se convierte saliendo por mi boca, fingiendo que soy una fumadora compulsiva. Pienso en todas las series que tengo pendientes, en todas esas películas que quiero ver tirada en el sofá o en la cama. Pienso en todos esos libros por los que no ha pasado el tiempo, a los que acariciar el lomo y meter la nariz entre sus páginas de vez en cuando por el mero placer de hacerlo; y un día, quizás, volver a leerlos. Pienso en todos en esos viajes que quiero hacer, en ese mapa vacío de yo estuve aquí. Pienso en las horas que perderé a lo largo de toda mi vida sin hacer absolutamente nada, haciendo introspección. Pienso en esas historias que nunca terminaré y en todas las que (algún día) escribiré. Pienso en cómo no me gusta la gente, aunque a veces disfrute de su compañía. Pienso en pasado, a veces en blanco y negro y otras en futuro. Pienso en toda esa música que jamás escucharé y en toda esas canciones que jamás dejaré de tararear. Pienso en correr y empiezo a caminar. Pienso en hablar un idioma distinto al materno, en experimentar un sentimiento, expresarlo sin remordimientos y que no sea tan ridícula la situación si recibo el abrazo de algún desconocido porque sólo él me ha entendido. Pienso en los pros y los contras de irme de esta ciudad, de este país, de emprender una nueva e increíble aventura. 
Pienso en todo cuanto quiero, en todo lo que tengo y me digo a mí misma: "con qué poco te conformas y con qué poco vuelves a sentirte viva".

7 comentarios:

  1. Con sinceridad, esto me ha llegado al corazón.
    Supongo que porque suelo tener estos mismos pensamientos pero nunca había encontrado la forma, el momento, y el lugar para expresarlo…

    ResponderEliminar
  2. Crees que es poco, pero quizás es que no necesites más para ser feliz. Disfruta de ello.

    ¡Besos! :D

    ResponderEliminar
  3. No es poco, es mucho, es lo mejor que tienes. Me he identificado en muchas partes del texto. Sigue siendo feliz con esas pequeñas cosas, porque aunque no lo parezca, valen muchísimo.

    ResponderEliminar
  4. Me encanta esa frase, enserio, si no te hace pensar entonces no entiendo a la gente.
    Yo también pienso en todo lo que quiero hacer y no hago, en todo lo que está por venir. Pensar es bueno, aunque te traiga dolores de cabeza la mayor parte del tiempo.
    Es bueno encontrarme a veces en tus letras.

    ResponderEliminar
  5. Constantemente pensamos en muchas cosas, en las consecuencias que tendrán nuestras acciones y en lo que pensamos que será nuestra vida. Me ha encantado tu entrada, M, todas me gustan en sí ;)
    Por cierto, precioso final!

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Lo difícil es convertir esos pensamientos en hechos reales. Pero jo, como me identifico con esta entrada.
    Nos creemos que somos inmortales, que el tiempo nos sobra. Malgastamos y no disfrutamos. Es tan frustante.

    (Abrazos)

    ResponderEliminar